sacándome del hoyo…del hipopótamo


Mi papá suele contar una historia divertidísima de cuando era niño… un niño malo, casposo y “pelión”. Mi papá es una tipo de mide como… escasos 1.60m?, creo. Y cuando era niño -estamos hablando de primaria- era chiquito, pero MALO. Era de los que les ponía pelea a los grandes del colegio supongo que por probarse que era capaz de cualquier cosa.

El tema es que cuenta que un día se cazó una pelea con unos niños del colegio y quedaron que se veían por la tarde afuera del colegio para pelear en un lote contiguo donde había estado un circo asentado, con tan mala fortuna que los de la pelea llegaron con refuerzos y entre varios literalmente levantaron a mi papá y “lo echaron en el hueco del hipopótamo”

jajajajaja!

Pero su dramática historia no termina allí, ya que llegó la noche y él seguía dentro del hoyo del hipopótamo sin poder salir. (El hoyo de éste grandote animal es -supongo- un espacio que de alguna manera que cava para mantener la piel húmeda como lo haría en la selva con barro de pozos, pero además el gran hoyo tiene todos los deshechos corporales del mencionado animal adentro también lo que hace que sea resbaloso…)  Así que mi -en aquel entonces- pequeñito papá, no podía salir hasta que consiguió un palito y cavó unas escalas de la pared del hoyo y salió a la superficie, podrán imaginarse en qué estado…

Mi lección de ésto aplicada a mi actual realidad laboral es la de encontrar el palito -la solución-, para hacerme a una salida que al menos me de sosiego espiritual.

Cuando se pasa por un momento difícil y se está como con la depre -al menos a mi-, no sé por qué siento que estoy sola en el universo, y me encierro en mis propios pensamientos de derrota unos días y de optimismo en otros, pero en una interminable conversación de una sóla vía: yo con yo, para relamerme mis lamentos… Pero hoy pasó algo bonito, y es que hablé con una amiga -fiel lectora de éste blog- que pasa por momentos muy parecidos a los míos y busca en su interior el optimismo para salir adelante. Y sentir que no se está solo es sencillamente maravilloso… muy a pesar de la situación.

Así que en conversaciones con amigos donde uno se confronta con verbalizar la situación y encontrar comprensión de alguien que realmente entiende lo que siente, es el palito para salir del hoyo, al menos por el resto del día, porque como ella dice no todo está tan mal, y sea lo que sea, mejores cosas vendrán. Gracias MP!, me animaste mi “ocupadísima” tarde.

Y hablando de hipopótamos, este video me lo presentó por primer vez el marido hace un par de años porque a él le fascina y su buen nota es muy oportuna para estos momentos, así que ahí se los dejo.

 

Etiquetas: , ,

About Pitufina

Trato que a pesar de éste tamaño, la vida no me atropelle!, Por eso voy a la deriva en permanente estado de alerta...

3 responses to “sacándome del hoyo…del hipopótamo”

  1. Maria Paula Figueroa Trujillo says :

    ya saldremos de este hoyo carajo … con el palito le daremos un golpe en la cabeza del hipopotamo y nos pararemos sobre él para salir!!!!… que bien se siente poder haber alegrado el día a alguien …y este post lo hizo por mi hoy! gracias y un abrazo

  2. Mariate says :

    Linissssssssssssssss!!!!! oye pls mandame tu celu que ya tengo uno pero no me los se aun jajajajja… asi nos vemos en estos dias y hechamos lora, besos!! Saludos al marido y tu felinos miau!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: