aquí estoy


Mi mente está parcialmente en blanco. Han pasado 6 días y en ellos han sucedido tantas cosas que se me vació la cabeza.

Pero se siente bien, tener algo de paz. Mi primera sensación el miércoles pasado cuando dejé lo que por 6 meses y unos días fué mi trabajo, fué de libertad, total y absoluta. Cuando salí de la estación del transmilenio miré al cielo y di las gracias por ser libre, llegué a mi casa con una sonrisa de oreja a oreja y el corazón gordito de por fin sentir que todo eso se había acabado y nunca tenía que regresar a ese lugar -excepto por mi cheque-. La justicia humana y divina funcionó como debe funcionar según el manual y me liquidaron como la ley lo estipula para acabar de hacer todo como debía ser… y yo estaba satisfecha de haberlo logrado e irme de allí.

Se puede decir que salí ganando, como si me hubiera sacado la lotería, simplemente porque pasar de considerar la idea de renunciar a que me saquen con lo que legalmente me corresponde y con la justificación de cerrar el departamento, fué muy bueno para mí y por donde se lo mire a pesar de quedarme sin trabajo, soy yo quien salió ganando.

Cambiar la rutina a la fuerza no es fácil. Y he tratado estos días de mantenerme con una actitud mental positiva y sobre todo estar tranquila. Quiero dejar que el cambio fluya y se de, y vivir con calma cada cosa que venga, cada momento. Soy una persona que vive adelante y teóricamente se que se debe vivir el ahora intensamente, pero eso me cuesta mucho trabajo, así que estoy tomando ésto como el ejercicio para lograrlo.  Cuando el año pasado me dijeron después de la entrevista que el trabajo era mío, pasaron cerca de 3 semanas para que me llamaran a confirmarme cuándo debería empezar. Esas semanas la pasé muy mal, porque creía que se habían arrepentido y me iban a llamar a decirme “mira ya no, lo estuvimos pensando mucho y ya no te vamos a contratar”. Finalmente nadie se había arrepentido de nada y empecé, pero una vez lo hice, sentí que debía haber disfrutado esas semanas haciendo cosas por mí, para mí, y simplemente disfrutar del momento. Pues ahora sé mejor y porque sé decido que estoy aquí y ahora, y voy a disfrutar cada amanecer, dormidita larga, la tarde para con una cobijita en las piernas y un rico té caliente, sentarme a leer en el sofá y todo lo demás, mientras todo lo demás fluye hacia donde debe fluir.

Así que aquí estoy, tomándomela suave, disfrutando de las vacaciones, viendo tv, alejandome un poco del computador que era lo único que podía hacer allá hasta el punto de querer tirarlo por la ventana, y haciendo como siempre miles de cosas que hay pendientes en la casa, vueltas y temas que llevan meses sin atenderse que ya reposan en una lista de qué hay que hacer, bastante larga por cierto.

Trataré de seguir con mi Post a Day, pero no prometo nada, adaptarse a otra rutina toma tiempo y sin situaciones malucas puede que haya días en lo que no tenga nada que decir, porque todo está bien… pero aquí estoy y no me voy a ningún lugar…

Etiquetas: , , ,

About Pitufina

Trato que a pesar de éste tamaño, la vida no me atropelle!, Por eso voy a la deriva en permanente estado de alerta...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: