Tag Archive | happiness

un mundo perfecto

Tal vez soy ilusa…

Tal vez sólo quiero ver un mundo rosa, perfecto y armónico…

Tal vez soy idealista pensando que todo puede ser mejor, más cálido, más bonito y mejor en muchos sentidos.

Me pregunto por qué tantas cosas… pero sobre todo por qué estoy donde estoy?. Porque no supe planear un mejor panorama, o porque se supone que “debo” estar aquí, así y ahora?

Pero sigo siendo idealista creyendo que siendo el regalo de la vida algo tan maravilloso, debería ser mejor vivida, estar en un lugar deslumbrante cada vez que abriese mis ojos por la mañana, y estar haciendo algo que aporte a la humanidad y nos de absoluta satisfacción y felicidad como consecuencia.

Tal vez creo mucho en el poder del sol y un cielo azul, que da esperanza, trae reflexiones a la mente y reconforta el espíritu… para seguir creyendo que todo puede ser mejor. Si somos seres únicos e irrepetibles, por qué es tan difícil a veces vivir?, por qué pasamos por tristezas, amarguras, dificultades y desengaños?…. Deberíamos ser bañados todos los días por los rayos del astro rey y vivir en ese mundo idílico que no sé por qué no existe…

Tal vez soy una romántica perdida y empedernida que ha despertado a su propia vida muy tarde… tarde haciendo planes para su paso por este mundo, pensando en profesión, familia, dinero, hijos, éxito… tarde. La gente dice que más vale tarde que nunca, pero creo que tarde implica un precio que sé que en su momento dolerá.

Tal vez nunca tuve conciencia que debía hacer planes trascendentales para la vida -aunque hago planes y listas para todo-, pero nunca nadie me lo dijo, ni en mi casa lo vi, ni me lo enseñaron…. no se me ocurrió… y tal vez es tarde y tal vez es una excusa para mi propia ….. estupidez? Tal vez. Y desperté a ésta realidad cuando a mi alrededor las personas que más quiero empezaron a plantear sus discursos de “planeación” de la vida y yo, mirando para adentro veía que no sólo no tenía discurso, sino que no tenía lo más fundamental: un plan.

Tal vez fuí ingenua en creer que las cosas se daban y ya…. nunca nadie me chasqueó los dedos en la cara y me dijo “despierta niña!” cuál es el plan de tu vida?…. Nunca en el colegio -que recuerde-, me pusieron de tarea “trae un escrito con el plan para tu vida”, de modo que a una temprana edad hubiera tenido que confrontarme con “qué quiero de mi vida?”…. eso nunca pasó. Y me sorprende que hay un importante número de personas por ahí que saben desde muy jóvenes qué quieren hacer, estudiar y tienen un plan detallado de viaje por este mundo, y yo, ahora todavía no lo veo con claridad.

Sólo siento que es tarde. Vivo adelante y cuando son las 8:30, para mi, ya son las 9… el tiempo va en mi contra siempre, porque se queda corto. Y ahora me pregunto si siendo tan tarde, haciendo planes para el viaje de mi vida tan tarde, y empacando las maletas tarde, voy a llegar algún día a algún lugar.

La preocupación es mi profesión y mi trabajo de tiempo completo -hasta dormida- y ahora estoy trabajando, porque pienso en el futuro y me siento culpable de no haber hecho todos estos planes antes, de no haber tenido la visión antes y de no haber pedido por cosas y haber buscado otras para poner mi vida en la pista de despeque…. antes, mucho antes.

Y por mi cabeza, con el afán de tener una respuesta rápida, pasan tantas imágenes que no tengo nisiquiera claro ese mundo ideal que pediría si tuviera tres deseos hoy mismo… tal vez sólo sería volver atrás con éste conocimiento para poder pedir y planear de manera correcta, o al menos hacerlo… a tiempo.

Quiero mi mundo perfecto… y no quiero críticas al respecto, soy una persona que cree que el libro más maravilloso alguna vez escrito, es El Principito, supongo que eso define algunos rasgos de mi personalidad. Porque creo y quiero ese mundo tranquilo pero en permanente búsqueda de la belleza y perfección de la vida. Porque los atardeceres son tan perfectos, que este mundo mío me debería permitir mover el asiento para verlos eternamente sin tener que preocuparme de nada más, ni hacer planes, ni estar preocupada, ni sentir que mi vida va avanzando con inmensos retrasos y sentir la inmensa preocupación de si será que algún día llegaré a algún lugar…

Anuncios

noviembre 26

Amanecí a las 5:30am, y como usualmente hago, me asomé a la ventana a ver qué me depara el clima -para ver qué me pongo-. Y sólo puedo decir que lo que ví me dejó maravillada, así que siendo las 5:40am, en pijama todavía abrí la ventana al frío amanecer, saqué mi cámara y apunté al cielo… azul profundo, cristalino y nítido, unas tímidas nubes hacia los cerros, y la madre luna en todo su esplendor.

Un cielo azul me hace feliz, me hace sentir que la vida es buena, y que este planeta en que vivimos y la vida que tenemos es un regalo poderosamente hermoso. No logro describir bien lo que me produce ver este cielo brillante… no encuentro las palabras para expresarlo…. y es un sentimiento puro, es libertad.

Así que salgo en mi camino al trabajo a las 6:35 am, y lo primero que te golpea en Bogotá, con un cielo despejado, es la intensidad del frío.. le calculo 7ºC… pero camino como Heidi en la pradera viendo ese cielo. Y la gente a mi alrededor, los que van conmigo y los que van en dirección contraria, con sus ceños fruncidos mirando al piso y otros pegados de su blackberry escribiendo mientras caminan, mientras yo me deslizo con cara de ponqué mirando hacia arriba tratando de no estrellarme con nadie. Soy feliz y miro a la gente con cara de felicidad y todos me devuelven esa cara de cansancio, cara de viernes en la gran ciudad: todos tienen cara de metrópoli superpoblada y subdesarrollada…. guácala!. La angustia, la frustración y el cansancio es todo lo que se ve en esas caras que ojalá pudiera capturar para dejar registro aquí, -pero no puedo andar por ahí con la cámara debajo del brazo, porque sencillamente, me la roban-.

Me alegra que los pequeños placeres de la vida me hagan feliz, porque ya todo es lo suficientemente complicado a veces al punto de olvidarnos sonreir y gozar con la sencillez. Así que hoy, Noviembre 26, doy gracias por el cielo azul, la madre luna y el señor Sol que nos cobijan en un día que promete ser maravilloso, con certeza que las buenas noticias lleguen hoy, y esta noche una tranquila celebración con un buen vino, por mi cumpleaños.

La foto es todo el alcance de mi iPhone, espero bajar las de la cámara para compartirles mi madrugada.

A %d blogueros les gusta esto: