Tag Archive | suenos

por el cariño verdadero… mi post # 100!

Esta pasada semana si bien he estado un poco ausente, he estado más conectada que nunca con muchas personas que quiero que han estado en mi vida hace algún tiempo, algunas muchos años, otras pocos… pero todos con seguridad están cerca de mi corazón.

Es maravilloso cuando sientes que aunque no estés en contacto frecuente o por lo menos hace mucho tiempo con algunas personas, éstas estén pendientes de tí… Esta semana ha sido así.

Me propuse al principio de la semana empezar a reconstruir un montón de puentes que tenía con personas muy chéveres que gracias al cambio de vida que me implicó trabajar, se habían roto. Personas -pocas- que siempre han estado ahí para darme una oportunidad, que han pensado en mí o porque yo estaba en malos momentos o porque creen en mis capacidades y todavía me llaman cuando algo especial aparece y sé muy bien que en todo me tienen presente como un letrero de neón de ésos que son intermitentes (y un poco desesperantes). Personas con las que crecí que siempre en momentos esporádicos de la vida, me llaman a preguntarme qué hay de nuevo y cómo estoy. Personas que me siguieron en un par de locuras que hice en la vida, que no resultaron muy bien pero que nos dejaron grandes enseñanzas y muy bonitos lazos de amistad. Personas que se encontraron con éste blog hace poco y gracias a él han encontrado tantos puntos en común, que me alegro haberle sugerido que lo leyeran porque sabía que las cosas iban por ese camino. Personas que han trabajado para mí, que sólo encuentran palabras de agradecimiento y ánimo para que vaya tras mis sueños… Y por supuesto las amigas de la U, que cuando estudiábamos no lo éramos mucho, pero con los años nos reencontramos, nos unimos, y nos hicimos una “bola” (ellas me entienden). Y son precisamente las bolas las que más han estado acompañándome en las aventuras transcurridas en el 2011, en las buenas y en las malas, dándome ánimo para mirar pa’ lante.

Esta semana me he visto inundada de bonitas palabras, de buenos augurios, de sentimientos positivos, de conversaciones con personas que hace mucho no hablaba y que las quiero mucho… Deseando que mi universo se expanda, él me escucha y los horizontes se hacen infinitos. Y agradezco a todos los que están pendientes de mi y que encuentran cosas bonitas que decir, me tienen en cuenta y siguen a pesar del tiempo y mis posibles embarradas, dándome oportunidades, las valoro inmensamente porque al final de la historia la vida se compone de ésto, sólo de oportunidades.

A todos ustedes, les dedico éste mi post # 100 y espero dar lo mejor de mi, -incluido no dejar de escribir-, no defraudarlos y tener mucho más que compartir en este boticito a la deriva.

Anuncios

la última perla y un poco de análisis

Una mamá diría: “Los colombianos somos así” pero la verdad me parece terrible y me confirma lo malas personas, poco conscientes de los demás a nuestro alrededor que son -me voy a excluir en ésto-

Realmente en la “vida correcta”, donde sea que ésta se diera, yo realmente creo que merezco una disculpa por parte del personaje que vino el viernes a ofrecerme sacarme la piedra mientras transpiraba el veneno de éste lugar y al cual se acostumbró y es feliz tomando -como en las relaciones donde hay abuso- y luego me dice que “deje el mal genio”.

Claramente no he recibido ningún tipo de disculpa y sé que es idealista de mi parte esperarlo, de hecho en ésta semana lo único que he recibido han sido comentarios sosos de “qué cosa con el transmilenio no..?” pero la disculpa que creo merezco, fundamentada en que fué muy atrevido de su parte venir a decirme las cosas que me dijo por una lado, y por otro tratarme como me trató, culpándome de un tema nada que ver, y luego juzgándome y señalándome por estar de mal genio, fué todo un escenario sencillamente pasado de la raya y que en cualquier entorno sano, sería inevitable que al menos ésta persona se sintera mal por lo hecho y eventualmente pidiera disculpas.

Yo lo miro completamente seria porque ya no me nace ni esforzar una sonrisa y se me da muy mal lo de poner un papel y ser hipócrita -recuerden aquello de que a mí todo se me nota- Así que cada vez que me habla yo balbuceo cualquier cosa y en mi cabeza se ilumina: “Whatever!!!…..”

Pero hoy la remató. Se entra a mi oficina -cosa que cada vez me molesta más- se para al lado de mi escritorio mirandome como si estuviera en una cama muriendo de una enfermedad sin cura y me dice “Qué es lo que te pasa que cada vez te veo más mala de nota?”

(Respuesta: “QUÉ LE IMPORTA!”, qué parte de no quiero hablar con usted no entiende?)

Creo que me puse colorada por recibir de nuevo palabras llenas de atrevimiento, pero le dije en mi tono serio que todos toman por brava: “No me pasa nada…. No estoy brava ni nada..” -adelantandome a su siguiente pregunta en la que podría haberme dicho “entonces por qué estás brava”-

Pero teniendolo ahí en frente a este perdedor de marca mayor conforme con una situación peor que la mía durante más de tres TRES! años, me acordé de mi amiga Bea que supo resumir el asunto muy bien en que simplemente aquí hay muy MAL ambiente. Así que se la solté: “Lo que me pasa es que el mal ambiente de éste lugar es algo sencillamente inconcebible y decidí por mí que no me lo quiero tener que aguantar más”. El meneaba su cabeza como perrito de taxi como diciendo “si yo sé” -pero igual no hace nada por sí mismo (lo cual me ofende pero no es mi problema)-

Cómo me fastidia esta persona!, es el looser más grande que he conocido en mi vida, sin embargo siempre me da la impresión que tiene como un guion paralelo debajo de la manga bastante peligroso…

Supongo que tengo un buen porcentaje de culpa en todo ésto. Yo noté una serie de señales desde el principio las cuales analicé en éste post a manera de aplíquelo usted en el futuro, pero en el momento no supe interpretarlas y detectar las señales de peligro -ahora lo sé y espero me sirvan en el futuro-, y claramente si hubiese podido leerlas con algo de malicia en ese momento, hubiese por ejemplo participado en un proceso de selección al cual me llamaron sólo un mes después de haberme “comprometido” aquí.

Mi “fobia” laboral, no creo que sea otra cosa diferente a una suma de malas experiencias. Hablando con Bea ayer me dejó entrever que el mensaje que estaba dando acerca de que trabajar es malo, estaba generalizado, y por supuesto nunca lo pienso así. He tenido ..hmmmm.. UN trabajo en 9 años de carrera en el que he sido feliz, me he realizado, he aprendido he crecido, y no me hubiera ido de allí si no me hubieran hecho el “cajón”, para meter a una amigo. Así pues que ésta profundamente dolorosa experiencia de tantos años atrás pone su grano de arena en mi decepción general acerca de lo que ser empleado representa. Qué mas quisiera yo que un trabajo maravilloso, de sueño, lleno de retos, de aprendizajes, de logros, de buenos compañeros, en un lugar donde me sienta cómoda y así muchas características individuales ó combinadas que puede tener un buen -y no necesariamente increíble- trabajo.

Sumado a estas experiencias pasadas y presentes en las cuales al final sólo se tiene decepción, está el hecho de ser mal pagos los diseñadores.. no todos, pero en general, razón por la cual muchos terminan haciendo otras cosas diferentes porque simplemente dá mas plata. Y yo amo mi carrera, y la línea profesional de ella que tomé. Me apasiona el diseño de mobiliario, el diseño de interiores, las obras y sueño con manejar y ojalá tener una almacén tipo Ikea con muebles y accesorios diseñados por mí… porque si éste cuento no me gustara, sería maquilladora, o pintora, ó hubiera buscado hacerme a una tardía carrera como bailarina que son las otras cosas que me gustan y sé hacer.  Pero me he quedado en ésta dura línea a fuerza de obligarme porque sé que tengo que aprender, y que si no me quedo en el medio, nunca voy a llegar a acercarme siquiera a mi sueño.

Por esto entonces es que mi camino ha sido tan difícil, atropellado y decepcionante, pero en todos estos años después de cada tropiezo y aparatosa caída, he logrado recoger los pedazos de eso que quiero y del mapa de mi camino para seguir tratando de abrirme paso. Culpo de alguna manera a la suerte, la verdad es que no me ha acompañado en todos estos años. Muchos dicen que no tiene nada que ver con suerte, pero ahora creo que si. Me he equivocado en muchas cosas, y seguro tendré responsabilidad de los malos resultados laborales en mi vida, pero hay muchas personas que haciendo mucho menos, y de mucha menor “calidad”, por alguna razón en algún momento están en el lugar indicado, en el momento indicado y sus carreras despegan. Cuando la mía en varias oportunidad ha empezado a despegar siempre algo pasa que no viene de mi, Dios y los que me conocen saben que yo soy JUI.CIO.SA. y que hago las cosas bien y actúo de manera correcta, así que siento que la suerte no ha estado mucho de mi lado.

Ahora reevaluando y pensando qué voy a hacer, quiero creer que también hay un plan más profundo para que todo ésto no se diera.. que yo debo de alguna manera estar fuera de carril, para ver el camino que corre paralelo que es el que realmente debo tomar…y por eso estoy tomándome el asunto suave, pensando muy bien y considerando cosas que antes no hubiera hecho, tengo que poner en camino mi vida porque el tiempo pasa veloz y no regresa, y realmente hay cosas que quiero hacer, que me dan miedo sencillamente porque no sé como empezar, pero que siento son parte de ese camino paralelo que debo tomar.

quiero tantas cosas !…..

Leyendo blogs bonitos como éste, me atropella lo plana y aburrida de mi vida. La gente escribe cosas bonitas y divertidas sencillamente porque así son sus vidas. Cuántas personas han decidido dejar a un lado las grandes ciudades, los trabajos “normales”, el qué dirán y han encontrado la felicidad!, la felicidad de estar en el lugar que cada uno debe ocupar en este mundo, haciendo las cosas que realmente quiere hacer, estar en el lugar donde DEBEN estar….

Yo no me considero una persona hecha para la ciudad, es una etapa y aquí estamos, pero esta selva de concreto no me hace nada feliz; los paisajes, el mar, el cielo sobre el horizonte son espacios con los que sueño y los que sé van a ser parte de mi día a día no de vacaciones sino como mi opción de vida. Sueño con levantarme y ver cada día el mar, una bonita montaña verde, tener una vida sencilla, caminar descalza en la mañana tomándome un café con una falda de puntitos, y sentarme a trabajar en un lugar lleno de luz, cálido y mío….

Quiero una bonita vida…. sin el frenesí de correr a cumplir con un compromiso que no es mío sino de alguien más.

Quiero unas bonitas fotos de mi vida, mi familia, mi ventana y mías en el lugar que quiero estar, todo aquello que me rodea que me maravilla y es simple y hermoso.

Quiero un trabajo MIO, que me llene, me haga feliz, me inspire cada día y me complete.

Quiero tener todos los días más y más cosas que contar alegres, historias de lugares maravillosos, de comida deliciosa y de nuevas aventuras junto a R.

Quiero una ciudad con una temperatura promedio superior a los 22ºC para usar poca ropa y vestidos bonitos.

Quiero sentirme libre… no presa de una ciudad y de una vida que se supone debe ser “mía”

A %d blogueros les gusta esto: